Cuento de la Candelaria

Un año, durante la celebración de la fiesta de la Virgen de la Candelaria, en San Agustín de Páriak, una señora –en lugar de participar de la fiesta- decidió ir a trabajar su chacra que tenía en Llasho. Para eso tenía que atravesar la moya de Patarón.

Cuando la señora estaba cerca de Llasho, escuchó la música de los huancos, de esos danzantes que representan al diablo.

Al tratar de averiguar de qué se trataba, se encontró que efectivamente habían huancos, diablos, en forma de hombre que tenían barba colorada.

La señora inmediatamente comenzó a correr desesperada rumbo a San Agustín y, al llegar a Patarón, divisó ya el pueblo. La Iglesia estaba abierta y repleta de gente. Todo el pueblo estaba oyendo la Misa.

Al llegar a la Iglesia y viendo que todos los fieles estaban adentro, ingresó y le contó a un vecino lo que le acababa de pasar.

Al terminar la Misa, esta señora murió y si no hubiese sido por su vecino a quien le contó lo que le había pasado, nadie hubiese sabido de la causa de su muerte.

2003-2008 @Huayopampa.com - Derechos reservados ©
Email : informes@huayopampa.com | W: www.huayopampa.com - www.huayopampa.pe | Huayopampa - Huaral - Lima - Perú